Néstor Montiel, supuesto autor del crimen de Nadia Arrieta, envió varios mensajes a su novia mientras estuvo prófugo

Néstor Montiel, el acusado por el crimen de Nadia Arrieta en la localidad de Villa Tessei, envió durante los días que estuvo prófugo una serie de mensajes a su novia en el que dijo arrepentirse de “corazón” por lo que hizo y lamentó que sus padres estuvieran detenidos por gestionar su libertad condicional.

Montiel, detenido ayer en Sarandí con una apariencia diferente a cómo se lo conocía antes del crimen de Arrieta, pues presentaba la barba un tanto crecida y la cabeza rapada, envió a su pareja cinco mensajes a través de WhatsApp para que lo perdone como lo hizo “Dios” y para decirle que la ama y no lo abandone.

“Anoche mientras estaba ahí resguardado hablé mucho con Dios, esto no se va a solucionar fácil y no se qué va a ser de mi vida”, dice Montiel en su primera comunicación mientras era buscado por la policía.

“Me arrepiento de corazón y sigo adelante, te amo mucho”, agrega.

“No sabés todo lo que te extraño, necesito un abrazo tuyo, tu contención, mis viejos están presos desde anoche porque ellos se hicieron cargo de la dirección de mi condicional y ahora tienen problemas, todo mal”, dijo en el siguiente mensaje.

Luego, le dijo: “Tranquila que Dios habló a mi vida y le creo, acordate que la paciencia es uno de los frutos del espíritu así que empezá a desarrollar ese fruto que a su tiempo Dios nos va a dejar vernos; estoy dispuesto a todo menos a perderte”

“Ahora cuando sea el momento yo te voy a decir a donde tenés que ir porque aunque me quieran pescar por lo menos te voy a ver dos minutos, te lo prometo que va a ser re prontito porque no quiero seguir corriendo”, lanzó el presunto femicida.

“No me dejes solo porque Dios pudo perdonar esto que hice”, expresó.

Mientras escapaba de la policía, Montiel le dijo a su pareja “yo te voy a decir a dónde tenés que ir, porque yo no voy a seguir corriendo. Te amo y no me dejes solo. Necesito que vos hagas lo que Jesús te pidió, que seas imitador de él, como él fue de su padre, que perdonó los pecados. Perdoname amor, te necesito, Cintia”.

© 2018, Oeste Noticias. All rights reserved.

Compartelo a tus amigos:

Dejanos tu comentario