A Nadia Arrieta la mató un ex convicto que, en 2004, había sido condenado a 18 años de cárcel y, en 2012, recuperó la libertad mediante el beneficio de las salidas transitorias. Si el imputado hubiera cumplido la totalidad de la pena en prisión, en la actualidad debería haber estado preso, debido a que la sentencia vencía el 19 de octubre de 2019.

Cuatro huellas dactilares del sospechoso fueron halladas por los investigadores en el local situado en Pedro Díaz 596, de Villa Tesei, donde el jueves pasado al mediodíafue asesinada Arrieta.

Según fuentes de la investigación, el sospechoso habría sido identificado como Néstor Maximiliano Montiel. Además de las huellas que dejó en la escena del femicidio, la imagen del imputado fue grabada por una cámara de seguridad de la zona.

En 2014, la Cámara de Apelaciones de Morón, le concedió a Montiel el beneficio de la libertad condicional. Dicha resolución fue adoptada por el tribunal a pesar que el fiscal que estaba a cargo del caso se opuso, debido a la peligrosidad de Montiel.

Con respecto al móvil del femicidio, los investigadores todavía no pudieron establecer por qué el sospechoso asesinó a Arrieta. En tanto que la autopsia determinó que la víctima no habría sido abusada sexualmente.

Fuente : La nacion

© 2018, Oeste Noticias. All rights reserved.

Compartelo a tus amigos:

Dejanos tu comentario